lunes, 12 de noviembre de 2012

Leyendo el gen egoísta. Parte 4.

La máquina de genes

En el "caldo primigenio" un montón de replicadores comenzaron a competir por una serie de recursos. Unos los producían mediante la luz del sol, otros se aprovechaba de los primeros y otros se aprovechaban de los segundos o de ambos a la vez. Estos replicadores fueron especializándose en subramas y subramas y dieron lugar a la gran diversidad de vida de hoy en día.
Somos una colonia de genes encerrados en pequeñas unidades, llamadas células. Sin embargo nos sentimos uno, no nos sentimos una comunidad. Esto es así porque durante miles de millones de año se han favorecido los genes que cooperaban y creaban máquinas de supervivencia que se movían de forma coordinada. Dawkins solo atribuye intencionalidad al individuo porque le resulta útil para desarrollar sus ideas, pero esto es solamente una atribución útil para explicar el comportamiento de las máquinas de supervivencia, nada más.

El comportamiento básicamente es movimiento, pero no cualquier movimiento. Una planta se mueve, pero no consideramos que tenga comportamiento. Son los animales los que tienen comportamiento, porque han desarrollado mecanismos para moverse mucho más rápido que las plantas. Todo este comportamiento está regulado de alguna manera y al parecer todo el proceso de regular el comportamiento gira en torno al cerebro. El cerebro hace cosas muy parecidas a lo que hace un computador aunque esté compuesto por un hardware muy diferente que opera con operaciones fundamentales diferentes a las de un computador electrónico. Obviamente una neurona maneja un código mucho más complejo que el código binario. Esto es porque la neurona tiene una estructura mucho más compleja que los transistores electrónicos. Una sola neurona puede tener 10000 conexiones, un transistor electrónico 3.

El cerebro controla la contracción muscular de las máquinas de supervivencia y esta contracción muscular está relacionada con los acontecimientos del mundo exterior, de ahí que el cerebro también controle organismos sensoriales. Es curioso que auténticas chapuzas como son el cableado nervioso que existe en nuestra retina produzcan hazañas tales como el fenómeno de la visión.

Cuando observamos a un animal buscar comida no podemos dejar de atribuirle "deseo" o "intencionalidad" que nosotros experimentamos en nuestra experiencia subjetiva.  Es inevitable encontrar a las máquinas de supervivencia como "determinadas" de algún modo para mantener vivos a sus genes. Este fenómeno que gira en torno a la intencionalidad es nada más y nada menos que lo que hoy se denominaría "conciencia". Sin embargo no nos dejemos engañar, cualquier comportamiento que aparentemente pueda entrañar una "conciencia" tras él, puede ser fruto de un procedimiento ciego y mecánico.

Pero, ¿cómo controlan nuestro comportamiento los genes si los genes actúan a un ritmo infinitamente más lento que el comportamiento animal? De la misma forma que un programador controla de antemano el comportamiento de un programa, aunque en este caso el programador es un procedimiento mecánico ciego que interactúa con un futuro incierto y azaroso. Me explico, uno puede programar a un jugador de ajedrez "cyborg" para que aprenda y mejore, una vez el programa se pone en marcha el programador no puede intervenir en lo que hace el programa. Pero si el programador es bueno, efectivamente, el jugador de ajedrez irá aprendiendo y mejorando en la medida que juegue contra contrincantes de mayor nivel que él.

¿Y cómo programan los genes a las máquinas de supervivencia cuando el entorno en el que estas se muevan será impredecible? Dawkins explica en este capítulo que el aprendizaje es lo que los genes han desarrollado para solventar este problema. Además algunos organismos aprenden sin necesidad de plantear un ensayo/error que puede costarles la vida, sino que simulan, hacen apuestas y a veces ganan y a veces pierden. Los organismos que apuestan de la forma adecuada sobreviven y los genes que poseen y que son responsables de su forma de desenvolverse se esparcen por el acervo genético de la especie. Así de sencillo y maravilloso. 

En resumen, en este capítulo Dawkins pone énfasis en que el comportamiento sea altruista o egoísta, está controlado de forma INDIRECTA pero intensa por los genes. Espero haber condensado este capítulo lo mejor posible, aunque dejo fuera muchos ejemplos muy interesantes. No dejéis de leerlo en el libro si podéis.



martes, 23 de octubre de 2012

MAP#1: Mecanismos preasociativos; o por qué el ruido de la aspiradora a los cinco segundos me pone de tan mal humor.

En la primera entrada de MAP (mecanismos de aprendizaje) hablaremos fundamentalmente de habituación y sensibilización, dos mecanismos preasociativos de aprendizaje.

¿Por qué decimos que son "pre-asociativos"? Porque, al contrario de lo que veremos más adelante, no se produce una asociación entre estímulo (aquello que percibimos) y respuesta (cómo reaccionamos ante el estímulo) y por tanto no podemos encuadrarlo dentro de otros mecanismos asociativos. En los mecanismos preasociativos la respuesta aumenta o decrece, reaccionamos con más o menos intensidad, y esto es habituación y sensibilización.


  • Habituación: Decremento o desaparición de una respuesta que se produce por la mera repetición del estímulo que la desencadena. 
  • Sensibilización: Aumento de la respuesta a un estímulo por la mera presentación repetida de éste. 


El ejemplo: 
Sensibilización al ruido de la aspiradora. 
El ruido de la aspiradora suele ser de una intensidad bastante alta, es el tipo de estímulo al que es fácil sensibilizarse (lo contrario para habituación). Por eso no es de extrañar que, en ocasiones, cuanto más tiempo estamos escuchando el ruido más irritamos estamos.
Habituación a sonido del proyector.
A menudo cuando estamos en clase y el profesor pone un powerpoint mediante un proyector, al principio escuchamos un ruidillo que emite el proyector, es su sistema de ventilación funcionando e incluso nos molesta. Al cabo de unos minutos deja de molestarnos, hemos dejado de responder al estímulo, nos hemos habituado. Tanto es así que al cabo de dos horas de clase cuando el profesor apaga el proyector pensamos "uff, vaya ruido tenía y ni me he dado cuenta hasta que no lo ha apagado".

La pregunta: ¿Qué pasaría si estos mecanismos no existiesen?
Estamos siempre expuestos a olores, sonidos, cientos de sensaciones de todo tipo. Imaginaos que nunca pudiésemos ignorar ninguna de ellas.

El error típico: Habituación no es lo mismo que adquirir una costumbre. Aunque en lenguaje coloquial habituarse y acostumbrarse puedan usarse indistintamente en algunas oraciones, técnicamente decir: "ella se habituó a despertarse todos los días a las ocho", es incorrecto. En este caso lo acertado sería decir que ella se acostumbró ya que el término habituarse hace referencia al mecanismo de ap. preasociativo al que antes hacíamos referencia.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Leyendo "El gen egoísta" parte 2.

Las espirales inmortales.

No está claro si los replicadores son los ancestros del ADN que hoy en día ha configurado miles de máquinas de supervivencia diferentes o si simplemente estos replicadores fuero "derrocados" por el ADN en algún momento del pasado. A.G. Cairns-Smith ha especulado con la posibilidad de que los replicadores previos al ADN ni siquiera fueran moléculas orgánicas, sino moléculas inorgánicas.

Las moléculas de ADN consisten en largas cadenas de pequeñas moléculas denominadas nucleótidos, estos nucleótidos conforman la doble hélice que podemos observar a continuación:





Los nucleótidos solo se componen de cuatro tipos: Adenina, timina, citosina y guanina, estos nucleótidos solo son afines por pares y se pueden combinar en largas cadenas que alteran el orden y la cantidad de combinaciones de nucleótidos. Cada célula de nuestro organismo posee una copia completa de nuestro ADN que viene a ser como una receta de cocina con las instrucciones necesarias para cocinar nuestro organismo -por decirlo de algún modo.

Es decir que el ADN aparte de replicarse sin más también supervisa la construcción de la máquina de supervivencia que no es más que el organismo. Básicamente el ADN copia una parte concreta de sí mismo, esta parte es el ARN que lleva la información a los ribosomas donde se fabrican las proteínas, con las que se fabrican las células, con las que se fabrican los tejidos y finalmente los organismos. Parece casi mágico, es algo fascinante y el hecho de intentar explicarlo no "le quita la magia" al asunto, sino que nos muestra múltiples opciones de cómo podría explicarse este fenómeno cada una de ellas igual o más interesante que la anterior.

Los genes por tanto dependen de su propia supervivencia en el futuro, no tienen ni idea de nada, son genes, sin embargo la evolución opera de tal forma que solo los que construyen máquinas de supervivencia adaptativas para un entorno concreto sobreviven en el acervo genético de una población. Los genes actúan principalmente durante el desarrollo embrionario para moldear el organismo, funcionan de forma cooperativa, una porción de ADN que conforma un gen concreto puede ser muy beneficiosa en interacción con otros o muy dañina con otros diferentes. Podríamos decir que los genes trabajan como un equipo de fútbol, puede que Kaká sea un gran jugador con unos compañeros concretos, pero sin embargo con otros compañeros puede resultar ser tremendamente malo, los genes trabajan de la misma forma.

Nuestro ADN está conformado por 23 pares de cromosomas, cada par contiene un alelo de mamá y un alelo de papá estos alelos son porciones de ADN en las cuales están insertas los genes que pueden ser dominantes o recesivos y según el caso se imponen unos u otros. Durante la reproducción sexual lo que ocurre viene a ser que mamá y papá mezclan las instrucciones removiendo en una lavadora las páginas y finalmente se conforman estos 23 pares de cromosomas, este proceso se denomina entrecruzamiento. En ocasiones se producen mutaciones en el proceso de entrecruzamiento que suelen darse debido a que se juntan porciones de ADN que nunca se habían dado anteriormente, debido al tiempo que llevamos bajo la presión de la evolución normalmente una nueva mutación suele ser poco adaptativa o neutra en el mejor de los casos.

Los estudiosos del ADN han descubierto que en él hay ciertas señales que avisan de cuándo comienza y termina una porción de ADN concreta, estas señales han sido denominadas con el término "cistrón". Los genes inmortales son aquellos suficientemente pequeños para sobrevivir sin ser alterados durante miles y miles de generaciones, los genes son inmortales porque permanecen generación tras generación en diferentes cuerpos, perviviendo a lo largo del tiempo.

Algunos genes provocan la muerte de su máquina de supervivencia, son los genes letales. Estos genes normalmente se manifiestan cuando el organismo alcanza cierta edad a la que normalmente se ha reproducido. Pero ¿cómo detectan los genes letales que el organismo ya tiene una edad concreta? Lo más probable es que lo detecten debido a que en el envejecimiento nuestros cuerpos van alterando su estado químico interno. De hecho Medawar especuló con que si se retrasaba la edad de reproducción en una población probablemente la población detectaría ciertos genes letales y estos con el tiempo desaparecerían, haciendo que la población viviera hasta una edad media mucho más larga. 

lunes, 6 de agosto de 2012

Violencia doméstica, otra perspectiva.

Cuando alguien menciona expresiones como "violencia doméstica", "violencia de género" etc., a todos se nos vienen a la cabeza noticias sobre un hombre que ha asesinado a su pareja. Esto es un signo que indica la preocupación social que existe respecto a este tema en España. Esta preocupación desemboca en una presión social hacia la clase política para que actúe y ataje esto. El estado emplea medidas preventivas de forma precipitada basadas en perspectivas más bien precientíficas lo cual da lugar a que encontremos datos como el hecho de que las muertes de mujeres a manos de sus parejas sentimentales en España desde 1998 hasta la actualidad no han dejado de aumentar.

Debemos tener en cuenta que las agresiones son respuestas concretas que se dan entre varias personas, estas agresiones se insertan en una forma de interactuar entre estas personas y cuando la interacción entre varias personas está basada habitualmente en agresiones tanto físicas como verbales se suele afirmar que se está dando violencia en ese grupo de personas.

A esto se suma el hecho de que existe una gran vigencia de las aproximaciones no científicas respecto al estudio de este tema. Estas perspectivas parten de posiciones dicotómicas y a menudo sesgadas del problema en las que o estás con el maltratador o con la víctima. A su vez estas perspectivas consideran que el problema de la violencia doméstica es exclusivamente social, es decir, consideran que se van a tardar generaciones y generaciones en acabar con esta lacra social puesto que se basa en valores sociales muy arraigados en la sociedad Española. 

Respecto a la terminología, en España podemos afirmar que violencia doméstica se refiere a cualquier agresión proporcionada por un compañero sentimental hacia su pareja y violencia familiar se refiere a cualquier clase de violencia producida contra otros miembros de la familia como los hijos. También se utiliza violencia de género lo cual tiene más bien poco sentido ya que el género es una propiedad de las palabras, no de las personas. 

Desde las perspectivas sociológicas como la de la violencia familiar se establece que los agresores simplemente son agresores porque obtienen beneficios de sus acciones, beneficios que están incluso por encima de los costos de dichas acciones. De hecho, desde esta perspectiva se afirma que la violencia dentro de la familia no se da de forma unidireccional de un miembro al resto sino que se da un "toma y daca" de agresiones de todo tipo entre los miembros del grupo familiar. Enfrentada a esta perspectiva está la perspectiva feminista que mantiene que la violencia ejercida por la mujer siempre es en defensa propia, la mujer es la víctima de un sistema de roles injusto legitimado por la sociedad.

Desde la psicología se han dado múltiples explicaciones a este fenómeno tan complejo.
Las principales conclusiones a las que se han llegado son:

- Que la violencia que el varón emplea contra la mujer está explicada en una gran parte por la violencia sufrida por el varón en la infancia y por la violencia de la mujer contra el varón.
- Que a su vez la violencia empleada por la mujer contra el varón en el último año de convivencia está explicada en más de la mitad de los casos por al violencia empleada por el varón contra la mujer en el último año.

Es decir, que respecto a la violencia en la pareja sentimental parece ser que la violencia tanto de la mujer como del varón están explicadas en gran medida por la violencia del compañero sentimental, un círculo vicioso, una interacción disfuncional que lleva en muchos casos a situaciones dramáticas. El hecho de que esta interacción violenta se de de forma habitual puede llegar incluso a producir una habituación por parte de los componentes de la familia que aumenta la probabilidad de que estos ejecuten conductas violentas.

Además en algunos estudios se han encontrado resultados que apuntan que la frecuencia con la que se inician interacciones violentas por parte de hombres y mujeres resultan similares, es decir, que la violencia no se inicia siempre desde el varón, sino que este tipo de interacciones se inician con frecuencias similares tanto por las mujeres como por los varones. Por ejemplo el primer insulto directo subido de tono no siempre parte del hombre o de la mujer, sino que ambos lo inician aproximadamente el mismo número de veces de media. Estas interacciones a veces terminan con un altercado violento o simplemente con un intercambio verbal airado.

Como un último apunte es importante destacar que encajar a la mujer en el papel de víctima y al hombre en el papel de maltratador no hace más que empeorar la situación. Si la violencia en casa se explica a partir de la violencia que se vivió durante la infancia en la familia de referencia, por la violencia que recíprocamente ejercen los miembros de la pareja, por el consumo de alcohol u otras sustancias psicoactivas etc. , entonces no tiene sentido plantear esta dicotomía. No es la mujer la que debe recibir apoyo solamente, ambos componentes de la pareja forman parte del problema y ambos deben recibir apoyo.

No tiene sentido que a las mujeres maltratadas se les aparte en centros de apoyo mientras que a los hombres se les encarcela o se les impone una orden de alejamiento. Esto obviamente no resuelve el problema, simplemente lo deja en suspenso, un suspenso que puede terminar (y a menudo acaba siendo así) con un abrupto final que solo nos causa dolor, preocupación y frustración.  Y ojo, no se pretende justificar en ningún sentido la actuación agresiva ni de las mujeres ni de los hombres, tan solo se intenta explicar, predecir y por tanto prevenir.


Para ver los datos de algunos estudios sobre este tema podéis echarle un vistazo a la bibliografía.

Bibliografía:

-  Zarza González M.J., Froján Parga M.X. ; Estudio de la violencia doméstica en una muestra de mujeres latinas residentes en Estados Unidos http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=16721103

- Froján Parga M. X., Vázquez Heredia B., Dumont Sañudo M., Calero Elvira A., Fidalgo Montaño M. ; Estudio preliminar de las variables relacionadas con episodios de maltrato en una muestra de hombres y mujeres 

martes, 31 de julio de 2012

Leyendo "El gen egoísta" parte 1.

Como estudiante de psicología considero imprescindible para un psicólogo leer ciertos libros que le den una visión global de lo que es una persona más allá de la cháchara profana que desde pequeños hemos adquirido. Uno de estos libros es "El gen egoísta" de R. Dawkins. A lo largo de una serie de entradas pretendo resumir de forma clara las ideas básicas que Dawkins expresa a lo largo de este libro para que los que no tienen el tiempo suficiente para leerlo puedan hacerse una idea sobre este libro. No obstante, recomiendo encarecidamente leerlo.



I. ¿Por qué existe la gente?

Si sabemos en qué condiciones se ha desarrollado y prosperado un organismo vivo, podemos hacer inferencias (aunque no sean infalibles) sobre las características que dicho organismo poseerá (en términos objetivos, conductuales). Es decir, si sabemos que un organismo ha sobrevivido en el desierto y que prácticamente todos los organismos del planeta necesitan agua para sobrevivir, podemos suponer que ese organismo a) Sobrevive con una cantidad ínfima de agua, b) es capaz de aprovechar al máximo este recurso, c) es capaz de encontrar fuentes de agua subterránea en el desierto... etc etc.

Una conducta es altruista cuando aumenta el bienestar de un organismo en detrimento del bienestar del organismo que emite la conducta. Una conducta es egoísta en caso de producir un efecto contrario a una conducta altruista. 

El bienestar son las «oportunidades de supervivencia», aunque sean infinitesimales.

Lo importante para calificar una conducta como egoísta o altruista es el efecto que causa, jamás los motivos que nosotros pensemos que empujan al organismo a emitirla, eso nunca.

Los organismos efectúan conductas para perpetuar su propia dotación genética, no para perpetuar la especie. 

Existen dos teorías enfrentadas en cuanto a cuál es la unidad de selección de la evolución, una teoría afirma que es el grupo, otra que es el individuo (aunque Dawkins hablaría de genes más que de individuo). La teoría de selección de grupos no se sostiene porque basta con un mutante egoísta para que en poco tiempo el grupo pase a ser egoísta. Además, ¿hasta dónde llega el altruismo? ¿Hasta los parientes de sangre, hasta el grupo, hasta la especie, hasta el género, hasta el orden, hasta la clase? ¿Deben los leones abstenerse de matar antílopes por el bien de los mamíferos? Esto es un problema que provoca la teoría de selección de grupos, sin embargo es una teoría que resulta intuitiva y acorde a la moral occidental actual lo cual explica la aceptación que encuentra entre amplios sectores de la sociedad occidental.


II. Los replicadores.

Los átomos tienden a adoptar configuraciones o patrones estables en función de parámetros del entorno en el que se encuentran. Estos átomos forman moléculas estables.

Antes de que hubiera vida en la tierra los átomos debieron tender a adoptar configuraciones estables, no había un propósito ni una intención, tan solo era la consecuencia de la interacción entre los átomos y el medio físico en el que se encontraban.

En la etapa histórica previa a la existencia de la vida en la tierra predominaban probablemente el agua, el dióxido de carbono, el metano y el amoniaco entre otros. Existen evidencias empíricas de que cuando estos compuestos se someten a las condiciones de la tierra en aquel momento en pocas semanas acaban conformando aminoácidos más complejos e incluso sustancias orgánicas como la purina y la pirimidina que forman parte de la molécula genética denominada «ácido desoxirribonucleico» (ADN).

En el caldo primario se empezaron a formar moléculas cada vez mayores y en un punto concreto debió formarse una molécula que Dawkins denomina como «replicador». El replicador no sería más que una molécula que  se replica a sí misma utilizando otras moléculas afines químicamente que se encuentran en el mar.  El replicador se extendió por el mar y las moléculas afines a él se hicieron escasas ya que todas habían pasado a una configuración más estable que la anterior, la configuración del replicador. Pero las copias de copias de copias tenían anomalías, las copias pueden tener errores. Por tanto había diversas variedades de replicadores en el mar. Habría variedades más longevas y resistentes a separar sus moléculas, por tanto serían más numerosas en el mar.

Otro factor a tener en cuenta aparte de los errores al replicarse de los replicadores es la velocidad de copia o fecundidad. Cuanto mayor fuera la fecundidad mayor sería el número de moléculas de una variedad concreta, por tanto la fecundidad alta era un rasgo estable en las moléculas del mar.

A su vez un tercer factor tendría importancia para las moléculas y será la fidelidad en las copias. A mayor fidelidad en las copias mayor estabilidad de la variedad de las variedades de moléculas.

El siguiente paso fue que, ante la escasez de moléculas con las que replicarse, los replicadores con errores que permitían aumentar su número se extendían, el proceso se fue perfeccionando y en algún punto comenzaron a formarse moléculas capaces de separar los átomos de otras moléculas para replicarse e incluso moléculas capaces de crear barreras defensivas ante este tipo de «agresiones». Es decir, los replicadores que sobrevivieron fueron los que tenían buenas máquinas de supervivencia. Estas máquinas se fueron complicando cada vez más y durante 4000 millones de años hubo tiempo para que los replicadores se volvieran unos maestros en la supervivencia. Hoy en día existen grandes colonias de replicadores encerradas dentro de complejísimas máquinas de supervivencia, una especie de robots. Estos replicadores son conocidos hoy en día como genes.



viernes, 13 de abril de 2012

Correlación y causalidad.

Hoy vamos a hablar del error habitual que las personas cometemos al pensar y que fuera del ámbito de la investigación resulta tan útil pero dentro de ella es tan nefasto.

Hasta yo sigo cayendo en este error a veces. Y mira que conozco este error típico de los humanos a la hora de razonar. Sin embargo una y otra vez lo repito. ¿Cuál es este error? Este error consiste en concluir que el hecho de que dos variables correlacionen signifique que la una causa a la otra. Un profesor de psicología de las organizaciones me presentó hace tiempo un par de ejemplos para explicar este fenómeno.

Imaginaos que vamos a coger el autobús y observamos que no hay nadie en la parada, esto nos lleva a concluir que el autobús va a tardar mucho en pasar por la parada, efectivamente vemos que tarda 10 minutos en pasar cuando lo habitual es que tarde 3 o 4. Al siguiente día volvemos a pasar por allí y observamos que hay mucha gente y pensamos "queda poco para que pase, en nada de tiempo estará aquí". Esto podría llevarnos a pensar que como cuando hay mucha gente falta poco para que llegue el autobús la explicación de por qué el autobús llega cuando llega se basa en la variable "Gente". Pero no, porque si yo llego un día, y otro, y otro, y siempre me encuentro la parada vacía de gente y todos esos días decido llevarme a 20 amigos conmigo, por mucho que en la parada estemos 20 el autobús seguirá tardando más de lo habitual. Hay una tercera variable que no he tenido en cuenta para explicar esto, es el tiempo, si tengo en cuenta cada cuánto tiempo pasan los autobuses por la parada la correlación (alta y negativa) entre la cantidad de gente que hay en la parada y el tiempo que falta para que llegue el bus deja de existir y se aproxima peligrosamente a 0.

Otro ejemplo más técnico (y que puede resultar cercano para un estudiante de psicología) sería el siguiente:

Un día le dices a tu padre que quieres estudiar psicología. Resulta que tu padre (que es un pésimo psicólogo) te dice "¡no, ni hablar, la correlación entre vulnerabilidad psicológica y ser estudiante de psicología es altísmia, de un 0,8! Eso quiere decir que si eres psicólogo las posibilidades de que acabes teniendo problemas psicológicos son altísimas, estudia ingeniería industrial, los que estudian eso no correlacionan con tener problemas psicológicos".

Tú, pacientemente, tendrías que explicarle lo siguiente:

Verás papá, en realidad tras esa correlación hay una tercera variable que si tenemos en cuenta hace que la correlación entre ser estudiante de psicología y tener problemas psicológicos sea prácticamente nula. Esta tercera variable es tener familiares con problemas psicológicos, cuando se tiene en cuenta esta variable se ve que los estudiantes de psicología no correlacionan más que cualquier otro grupo de personas con tener problemas psicológicos.

Pero ojo, no nos llamemos a equivocación, aunque las correlaciones no tengan por qué esconder una relación de causalidad detrás, si hay una relación de causalidad entre dos variables habrá correlación también, sí o sí.

El hecho de que saquemos conclusiones de esta forma explican por ejemplo que pensemos que un efecto en la economía o en la educación, sea malo o bueno, lo atribuyamos al gobierno de turno. Pero esto no quiere decir absolutamente nada, al menos no significa nada en el sentido que quieren dar a entender los políticos tan a menudo, aprovechándose de nuestra forma de pensar.

lunes, 19 de marzo de 2012

Unos requisitos básicos.

Ya es hora de atacar el segundo problema que surgió en la primera entrada del blog. Este segundo problema es establecer unos requisitos mínimos para saber en qué terreno nos movemos. En definitiva en qué tipo de ciencia debería ser, a nuestro juicio, la Psicología. A partir de estos requisitos mínimos podemos empezar a hacer una poda de modelos teóricos dentro de la Psicología. Antes de continuar una puntualización; nuestros criterios os pueden parecer muy toscos y lo son, no obstante con el tiempo estos criterios se pueden ir puliendo y es algo que debemos intentar con todo nuestro empeño.

En general se tiende a decir que la ciencia y sobre todo el conocimiento científico solo se pueden obtener a partir de dos fuentes, la razón y la evidencia. En este punto os puede parecer que podemos estar equivocados sin embargo todos los avances de la humanidad desde que tenemos memoria histórica se han basado en estos dos factores y en ocasiones en algo de suerte. 

Los positivistas lógicos en torno a esto plantearon que existen tres tipos de enunciados:

- Enunciados analíticos. Son aquellos que se derivan de la lógica. Por ejemplo, "Un hombre soltero no puede estar casado". No es necesario tomar una muestra de hombres solteros y ver si están casados porque los solteros son per se, no casados.

- Enunciados empíricos. Son aquellos que se derivan de la empiria, de la experimentación. Por ejemplo, "el agua entra en estado de ebullición a 100 ºC". Si lo comprobamos una y otra vez en unas condiciones similares de presión etc., comprobaremos que este enunciado es así.

- Enunciados sin sentido. El resto. Por ejemplo, "Mi fuerza de voluntad es color mostaza y explica que cada mañana me levante de la cama".

Desde nuestro punto de vista la ciencia solo puede basar sus conclusiones (provisionales, siempre provisionales), en los enunciados analíticos y los empíricos. Los enunciados analíticos nos sirven en muchas ocasiones para guiar nuestros razonamientos y no plantear enunciados empíricos que nos lleven tan solo a discusiones sin sentido. También pueden formar teorías formales que establezcan predicciones e hipótesis respecto a nuestro objeto de estudio e incluso den explicaciones sobre este objeto. En este punto se comprueban experimentalmente las hipótesis planteadas y se valida la teoría formal empíricamente. 

En cualquier caso cuando nos movemos en terreno empírico entra en juego una idea, la idea de "operativizar". Cuando establecemos una teoría formal en base a un fenómeno y comenzamos a contrastar las hipótesis debemos tener en cuenta que estas hipótesis deben estar planteadas de tal forma que se puedan contrastar de forma objetiva. Por ejemplo, si mi hipótesis es: "La aceleración de un cuerpo en caída libre es 9,8 m/s2", independientemente de si es falsa o verdadera, es operativa porque se puede comprobar midiendo la aceleración y cada concepto "cuerpo", "caida libre" etc., está bien definido operativamente. Sin embargo podríamos plantear una hipótesis que no estuviese bien operativizada, por ejemplo "Ver muchos programas de TV violentos reduce la creatividad del niño". Es ta hipótesis es endiabladamente difícil de comprobar porque ¿cómo definimos qué es y qué no es un programa violento? ¿Cómo definimos la creatividad? Debemos definir ambos conceptos de tal forma que se puedan medir u observar de alguna forma, si no, estamos jodidos.

No seré yo el que decida qué modelos  son o no son científicos, desde luego tengo claros qué modelos son aceptables a luz de estos criterios generales - repito, muy generales-. Cada uno que haga un examen de autocrítica como estudiante de psicología, a ver qué modelos sobreviven.

Sin embargo la Psicología es como poco una disciplina problemática. En esta disciplina encontramos que existe una fuerte influencia del dualismo cartesiano que nos hace caer una y otra vez en errores categoriales (yo incluido, no aprendo). Encontramos que no operan los principios lógicos esenciales, encontramos que establecemos relaciones causa-efecto más que dudosas que no pasan de la correlación (ya tocaremos el tema de la correlación y la causalidad en otro post) y otros problemas que yo desconozco y no alcanzo a ver. Todos estos problemas, aliñados con la imposibilidad de observar de forma directa ciertos ámbitos psicológicos (pensamiento, inteligencia, etc.).

En conclusión, debemos tener unos criterios claros para establecer qué es una ciencia y qué modelos son aceptables porque nos debemos a unas personas que se ponen en nuestras manos y exigen una eficacia máxima, eficacia que hasta ahora solo hemos obtenido mediante el conocmiento científico. Pero también debemos tener en cuenta que nuestra disciplina tiene ciertas características que la hacen per se problemática.



jueves, 8 de marzo de 2012

El lenguaje en Psicología.

¿Recordáis qué dos problemas dejé sobre la mesa en mi última entrada? Si no los recordáis os los recuerdo:

-El problema de qué subdisciplinas psicológicas considerar científicas.
-El problema del lenguaje en psicología.

Hoy toca intentar aproximarnos -muy toscamente y dentro de mis limitadísimos conocimientos- al problema del lenguaje en psicología. El problema del lenguaje, así, dicho sin más nos dice más bien poco. Suena muy amplio y difuso. Cuando me refiero a este problema hago referencia principalmente a lo siguiente.

Entre las muchas clasificaciones que podemos establecer sobre tipos de lenguaje voy a usar la que a mí me ha llegado a calar un poco a lo largo de mi formación. Esta clasificación divide los lenguajes en tres categorías:

-Lenguaje natural. El inglés, el español, el murciano de mataconejos, es decir, cualquier idioma que la especie humana use para comunicarse en su entorno cotidiano. Este tipo de lenguaje tiene una ventaja para la supervivencia de la especie grandiosa, es expresivo hasta hartar. Un mismo término u oración en según qué situación puede significar diferentes cosas. Ahí radica su capacidad expresiva, en que es flexible y se adapta al contexto, de hecho sin el contexto a veces se vuelve un lenguaje ambiguo. Es perfecto para el contexto natural.

-Lenguaje formal. Es un lenguaje construido para un propósito muy concreto. Con una precisión brutal en la que cada término y cada frase o expresión hacen referencia a un y solo un significado. Es un lenguaje muy rígido si pretendemos utilizarlo para nuestra vida cotidiana, pero de eso se trata, está hecho para un propósito concreto (por ejemplo, un lenguaje de programación está hecho para crear aplicaciones, diseñar interfaz de usuario, crear programas de mantenimiento de un sistema operativo...). Fuera de su propósito es un lenguaje inútil.

-Lenguaje reglado. Este tipo de lenguajes son los que están a medio camino entre los lenguajes formales y los naturales. El mejor ejemplo que se me ocurre dentro del seno de la Psicología es el lenguaje del modelo conductual (y no todo, porque existen términos neoconductistas que son, como poco, ambiguos). Por ejemplo, un refuerzo es todo consecuente que cuando aparece inmediatamentedespués de una respuesta concreta hace que la probabilidad de aparición de dicha respuesta aumente. Es una definición que utiliza el lenguaje natural (español) pero para definir de forma precisa un término concreto. Eso es un refuerzo, y nada más. 

Desde mi punto de vista el gran problema de la Psicología en torno al lenguaje es que pretendiendo utilizar un lenguaje reglado los psicólogos se olvidan de la parte formal del lenguaje reglado y al final acaban utilizando un lenguaje natural enrarecido que crea una serie de problemas de lo más cargantes para un científico que lo que quiere no es discutir qué significa "X", sino que quiere dedicarse a investigar seriamente y olvidarse de sofismas o discusiones terminológicas.

Es más, me atrevo a inferir que algunos psicólogos -más de los que yo querría- ni siquiera se plantean si están utilizando un lenguaje reglado pertinente para realizar su tarea diaria como psicólogos. A menudo, he observado que hacen cosas como las siguientes:

  • Cuando cuestionas su manejo del lenguaje parecen defender como si se tratara de algo personal.
  • Cuando cuestionas su manejo del lenguaje te abruman con explicaciones plagadas de términos rimbombantes que merecerían una explicación muy profunda y que por supuesto no dan.
  • Simplemente se quedan sin palabras (rara vez, cuando los charlatanes se suben al púlpito ven muy pequeñitos a sus interlocutores y ellos se sienten tan grandes...).

Algunos consideran que existe otro problema respecto al lenguaje en el ámbito de la Psicología. Este problema hace referencia a los distintos "juegos del lenguaje" (que diría Wittgenstein). Este problema es el que hace referencia al solapamiento al usar y definir términos por parte de diferentes modelos psicológicos. La palabra "esquema" es un gran ejemplo, le han dado tantas definiciones que ha terminado por ser una palabra digna de un lenguaje natural en el sentido peyorativo del término -conste que los lenguajes naturales son malos para la ciencia, para el entorno cotidiano molan-. Sin embargo creo que no hay mayor problema salvo el peligro de la incomprensión -a veces voluntaria- a la hora de comunicarnos entre diferentes psicólogos que trabajamos en diferentes modelos teóricos. Esto lo he visto y experimentado muy a menudo durante la carrera.

Ya morderemos al segundo problema que hay sobre la mesa, el de qué criterios seguir para hacer esa "poda" de disciplinas psicológicas que la Psicología pide a gritos.





domingo, 4 de marzo de 2012

El pasado no tiene valor terapéutico.

En esta entrada vamos a intentar desarrollar la siguiente idea:

El pasado sólo es relevante en la medida que incide en el presente, puede ayudarnos a entender cómo se ha desarrollado el comportamiento pero no tiene ningún valor terapéutico.


A menudo, escuchamos eso de que la explicación de lo que hacemos actualmente puedan ser sucesos o traumas que nos ocurrieron de niños e incluso en el vientre materno. No es rara la concepción del psicólogo como aquella persona que te pregunta por tu niñez; sin embargo, desde aquí no apostamos por factores intrapsíquicos o del pasado para explicar lo que hacemos, sino que la respuesta está en el presente, en lo que hacemos, en patrones de comportamiento modificables por aprendizaje.

A muchos de vosotros os sonará "In treatment" una serie de éxito en norteamerica donde una pareja de psicoanalistas trataban a un paciente por semana, el "tratamiento" finalizaba cuando llegaban al origen del problema. 

Sin embargo conocer qué tipo de cosas nos sucedieron hace años no va a hacer que nos encontremos mejor. El pasado sólo es relevante en la medida que forma parte del presente, en la medida en la que esos sucesos inciden sobre el presente, si como cliente vienes a consulta por una fobia a las alturas, intentaremos formular una hipótesis de origen de ese miedo porque puede ayudarnos a entender qué cosas lo mantienen y así cómo dejar de mantenerlo,como hacer que dejes de tener ese miedo, se trata de cosas tipo un episodio en el ascensor donde pasaste mucho miedo, o en un avión, preguntas encaminadas hacia ahí tendrían sentido, en cambio conocer como era la relación con tus padres, si te sentiste rechazado en la infancia o como ha sido tu vida sexual, como espero que esteis pensando, no lo tendrían. 

Aunque consiguiésemos formular esa hipótesis de origen, ¿Haría esto que vuestro miedo desapareciese? No. Conocer este tipo de datos, no va hacer que magicamente el problema quede solucionado, esto no es sólo que no complete el tratamiento, que no sea terapéutico, sino que no forma parte del tratamiento, forma parte de una fase anterior al tratamiento, la evaluación.

Tenemos la responsabilidad de tratar con las personas de la mejor forma posible, con el menor coste de tiempo, dinero y sufrimiento del cliente y eso pasa por centrarnos en el presente para evaluar y tratar, y no en traumas del pasado, deseos reprimidos, constelaciones familiares y un lamentable largo etc. 


Un buen amigo suele decir lo siguiente, que resume perfectamente el planteamiento:

"Cuando me clavan una flecha en el brazo, no me interesa quién fabricó la flecha, con qué materiales la hizo, dónde se fabricó, ni cuánto tiempo hace que se fabricó. Saber que me han clavado la flecha tampoco me ayuda demasiado, de hecho no la saca de mi brazo. Lo que me interesa es que alguien me la quite con el menor perjuicio para mi salud"

sábado, 25 de febrero de 2012

La psicología es una ciencia joven.

A menudo durante la carrera los profesores han mencionado esta frase -que titula la entrada- de forma habitual.

Sin embargo un profesor, al que estimo mucho insistía en lo erróneo de este planteamiento. Este profesor afirmaba "La psicología, ni es una, ni es ciencia, ni es joven". 

La psicología no es una, para empezar. Existen tantas disciplinas dentro de la psicología que resulta simplemente insostenible mantener que es "una". Modelo conductual, modelo de rasgo, modelo constructivista, computacional... Es más bien una amalgama de disciplinas basadas en diferentes modelos teóricos. A su vez cada una utiliza un lenguaje diferente, existen palabras como "esquema" que en según que modelo significan cosas diferentes, o palabras diferentes que significan lo mismo... Como veis queda claro que la psicología no es una sola cosa.

Pasemos ahora a la segunda cuestión, que la psicología es ciencia. Puesto que hay muchas disciplinas dentro de la psicología, tenemos que considerar si son ciencia una a una. Si todas son ciencia, en efecto podemos afirmar que la psicología es ciencia. Desde nuestro punto de vista no todas las subdisciplinas de la psicología cumplen unos requisitos científicos. Ya veremos cuáles son, a nuestro juicio, los requisitos mínimos que una disciplina o modelo debe cumplir para autodenominarse como "científico".

Para finalizar podemos plantearnos si la amalgama de disciplinas que conforman la psicología son jóvenes o no. En este punto depende de con qué comparemos, del criterio que tomemos. Si comparamos la psicología con la física está claro que es un compendio de disciplinas joven. Sin embargo hay otras ciencias reconocidas como la genética que son bastante más jóvenes que la psicología. Entonces la psicología sería una vieja ¿no?

En fín, es una precisión que me parece muy acertada y que saca dos problemas de la Psicología a relucir:

-El problema de qué subdisciplinas psicológicas considerar científicas.
-El problema del lenguaje en Psicología.

Menudo berenjenal ¿eh? ;)

En cualquier caso como estudiantes de psicología pensamos que la psicología debería ser una ciencia en la medida en que los diferentes modelos teóricos que surgen dentro de ella se puedan calificar como científicos. Deberíamos primero hacer una poda de aquellos modelos que no se puedan sostener científicamente y después, comenzar a trabajar desde los diferentes modelos para hacer de la Psicología una disciplina científica de verdad, no de boquilla. 

viernes, 24 de febrero de 2012

Bienvenidos.

Bienvenidos a psicococos,

Un blog que empezamos con el único objetivo de publicar sobre aquello que nos interesa, de orientación cientificista y conductista principalmente.

Un saludo y esperamos que os guste.

Fdo: Los creadores, dos estudiantes alerta.