viernes, 13 de abril de 2012

Correlación y causalidad.

Hoy vamos a hablar del error habitual que las personas cometemos al pensar y que fuera del ámbito de la investigación resulta tan útil pero dentro de ella es tan nefasto.

Hasta yo sigo cayendo en este error a veces. Y mira que conozco este error típico de los humanos a la hora de razonar. Sin embargo una y otra vez lo repito. ¿Cuál es este error? Este error consiste en concluir que el hecho de que dos variables correlacionen signifique que la una causa a la otra. Un profesor de psicología de las organizaciones me presentó hace tiempo un par de ejemplos para explicar este fenómeno.

Imaginaos que vamos a coger el autobús y observamos que no hay nadie en la parada, esto nos lleva a concluir que el autobús va a tardar mucho en pasar por la parada, efectivamente vemos que tarda 10 minutos en pasar cuando lo habitual es que tarde 3 o 4. Al siguiente día volvemos a pasar por allí y observamos que hay mucha gente y pensamos "queda poco para que pase, en nada de tiempo estará aquí". Esto podría llevarnos a pensar que como cuando hay mucha gente falta poco para que llegue el autobús la explicación de por qué el autobús llega cuando llega se basa en la variable "Gente". Pero no, porque si yo llego un día, y otro, y otro, y siempre me encuentro la parada vacía de gente y todos esos días decido llevarme a 20 amigos conmigo, por mucho que en la parada estemos 20 el autobús seguirá tardando más de lo habitual. Hay una tercera variable que no he tenido en cuenta para explicar esto, es el tiempo, si tengo en cuenta cada cuánto tiempo pasan los autobuses por la parada la correlación (alta y negativa) entre la cantidad de gente que hay en la parada y el tiempo que falta para que llegue el bus deja de existir y se aproxima peligrosamente a 0.

Otro ejemplo más técnico (y que puede resultar cercano para un estudiante de psicología) sería el siguiente:

Un día le dices a tu padre que quieres estudiar psicología. Resulta que tu padre (que es un pésimo psicólogo) te dice "¡no, ni hablar, la correlación entre vulnerabilidad psicológica y ser estudiante de psicología es altísmia, de un 0,8! Eso quiere decir que si eres psicólogo las posibilidades de que acabes teniendo problemas psicológicos son altísimas, estudia ingeniería industrial, los que estudian eso no correlacionan con tener problemas psicológicos".

Tú, pacientemente, tendrías que explicarle lo siguiente:

Verás papá, en realidad tras esa correlación hay una tercera variable que si tenemos en cuenta hace que la correlación entre ser estudiante de psicología y tener problemas psicológicos sea prácticamente nula. Esta tercera variable es tener familiares con problemas psicológicos, cuando se tiene en cuenta esta variable se ve que los estudiantes de psicología no correlacionan más que cualquier otro grupo de personas con tener problemas psicológicos.

Pero ojo, no nos llamemos a equivocación, aunque las correlaciones no tengan por qué esconder una relación de causalidad detrás, si hay una relación de causalidad entre dos variables habrá correlación también, sí o sí.

El hecho de que saquemos conclusiones de esta forma explican por ejemplo que pensemos que un efecto en la economía o en la educación, sea malo o bueno, lo atribuyamos al gobierno de turno. Pero esto no quiere decir absolutamente nada, al menos no significa nada en el sentido que quieren dar a entender los políticos tan a menudo, aprovechándose de nuestra forma de pensar.

2 comentarios:

  1. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes de salud, psicología y bienestar. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sandra, lo hablamos por mail, muchas gracias por pensar en nosotros! :)

    ResponderEliminar